Menú    

Do You Really “Live” Life?

La mayoría de los seres humanos honran la vida como algo precioso. Instintivamente, nos aferramos a la vida. Lo protegemos, lo guardamos, lo aseguramos, lo honramos y nos preocupamos por ello. Haremos cualquier cosa para proteger las vidas de aquellos a quienes amamos. Lamentamos la pérdida de vidas. La mayoría de nosotros consideramos la vida como vital, importante, sagrada y preciosa. Cada una de nuestras vidas es valiosa para nosotros personalmente, y haremos cualquier cosa para protegerla y protegerla.

Parece que soportamos la vida

I think most everyone would agree with these opening comments regarding life. So, it seems only logical for something we hold so dear to our hearts that we would be very good at living abundantly – with passion, joy, bliss, achievement and abundance. However, in my experiences with clients over the past 40 years, I found that not to be the case. We don’t really “Live” life, or at least we don’t do it very well. We seem to endure life. We live in doubt and fear about what tomorrow may bring. We live in shame, guilt and regret of some of our yesterdays. We question and doubt our dreams for tomorrow. We struggle and stress over the things we don’t have or can’t change. Some feel guilty and maybe even a little irresponsible if they are not worried enough. I have worked with clients who have even made themselves physically and emotionally sick due to the fight-or-flight chemicals of stress they have created from their constant self-imposed stress response.

Todas nuestras creaciones comienzan con “Pensamiento”.

Wow, realmente he cavado un agujero profundo aquí! Entonces, ¿cuál es el punto de toda esta discusión sobre nuestra aparente incapacidad humana para vivir una vida de abundancia y alegría? El punto es este: ¡la vida nunca tuvo la intención de ser así! Nuestro gran Creador nos creó a imagen de creadores. Nos ubicaron en esta realidad física para crear la vida que elegimos. Nos dieron todas las herramientas necesarias para construir la abundancia y la alegría de la vida. Tenemos las habilidades metacognitivas del pensamiento, la imaginación y las emociones. No tenemos que ser víctimas de nuestras circunstancias externas. Todas nuestras creaciones comienzan con "Pensamiento".

Todo en tu vida comenzó como un pensamiento. Del pensamiento fluye imágenes mentales de imaginación, y luego sus pensamientos liberan los químicos de su cerebro que producen los sentimientos que son apropiados para sus pensamientos. Esos sentimientos luego producen palabras, acciones y comportamientos. Luego, si piensa lo mismo una y otra vez, se vuelve adicto a los productos químicos de sus sentimientos y convierte los comportamientos o acciones en hábitos. Este hábito repetitivo de pensamiento crea tu vida.

Cambia tus pensamientos, cambia tu mente ...

Tenemos una tendencia a racionalizar nuestras realidades de la vida como resultado de circunstancias externas. Buscamos cambiar las circunstancias externas para arreglarnos. Entonces, esperamos, oramos, nos quejamos, nos estresamos y nos preocupamos por lo externo de nuestra vida y nunca pensamos en ir dentro de nuestras mentes y cambiar nuestros pensamientos sobre lo externo. Sé que es difícil creer que creamos nuestras realidades externas. Si pudiera ver honestamente la suma total de sus pensamientos y sentimientos en los últimos tres años, comenzaría a tener sentido. Somos creadores. Creamos nuestras vidas a partir de nuestros pensamientos y sentimientos. Cambia tus pensamientos, cambia tu mente; cambia tu mente, cambia tu vida

Te veo la próxima vez y que Dios te bendiga.

-David

es_ARSpanish